Osteopatía en la succión y deglución

reflejo_succion

La osteopatía pediátrica, al igual que la fonoaudiología, es también poco conocida en España y a menudo requiere formación en el extranjero, donde es posible encontrar osteópatas trabajando en unidades de pediatría. Con todo actualmente empieza a ser relativamente fácil encontrar profesionales disponibles en consultas privadas y algunas universidades españolas ya ofertan un máster en osteopatía dirigido a titulaciones universitarias en ciencias de la salud, especialmente graduados en fisioterapia.

La osteopatía parece ser especialmente útil para tratar dificultades derivadas de traumas en el momento del paso del bebé por el canal del parto, con o sin uso de instrumental. El cráneo de un bebé es distinto al de un adulto y se caracteriza por una gran plasticidad y porque los huesos aún no están formados y además están divididos en partes. Si se produce una compresión de los mismos, el cráneo puede aparecer más o menos deformado. Aunque en ocasiones estas deformaciones se corrigen solas con el paso del tiempo, no excluyen la posibilidad de disfunciones intraóseas. La disfunción intraósea de los huesos del cráneo de un bebé, especialmente el occipital, los temporales y la mandíbula, así como el esfenoides, puede afectar a los nervios y a la musculatura relacionados con la succión y la deglución.

Los 3 pares de nervios craneales que pueden afectar la lactancia materna, son el glosofaríngeo (controla los músculos de la faringe), el nervio vago (controla los músculos del paladar blando) y el nervio hipogloso (controla los músculos de la lengua). La compresión de alguno o todos los nervios, puede causar una disfunción en la succión-deglución de un bebé. La succión y la deglución son dependientes de la función normal de los músculos intrínsecos de la lengua, así como los músculos estabilizadores extrínsecos (milohioideo, geniohioideo, digástrico, omohioideo, estilogloso, estilohioídeo y hiogloso). Si los músculos extrínsecos no proporcionan una base estable, los músculos intrínsecos de la lengua no serán efectivos y la coordinación de la succión puede ser disfuncional. Por todo ello, ante la sospecha de disfunciones en la succión de un bebé, puede ser recomendable consultar con un osteópata pediátrico.

 

Visto en: http://albalactanciamaterna.org/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s